Salve, Estrella de los Mares

Salve, Estrella de los Mares

El nombre del Monte Carmelo proviene de Karm-El (en hebreo: ‘jardín’ o ‘viña de Dios’).​ El Monte Carmelo está situado en el actual Israel, entre el mar Mediterráneo y el valle de Jezreel.  Aparece en libro del profeta Isaías 35:2 como un lugar bello. El profeta Elías vivía en una gruta del Carmelo. En este lugar, el profeta Elías demostró el poder del Señor frente a los sacerdotes del dios pagano Baal.​

La veneración remonta al grupo de ermitaños que, inspirados en el profeta Elías, se retiraron a vivir en el Monte Carmelo. Estos devotos, hacia el 1200, formaron la Orden de Nuestra Señora del Monte Carmelo (carmelitas).

San Simon
Mural donde se muestra a Simón Stock recibiendo el escapulario de la Virgen del Carmen,

Según la tradición carmelita, el 16 de julio de 1251, la imagen de la Virgen del Carmen se le había aparecido, a San Simón Stock, superior general de la Orden, entregándole el escapulario, principal signo del culto mariano carmelita, prometiendo librar del castigo eterno a los que lo llevasen. El escapulario recibió reconocimiento papal en 1587 y ha sido respaldado por los pontífices posteriores.​

También, según la tradición, en el siglo xiv la Virgen se apareció al papa Juan XXII y le prometió ayuda contra sus adversarios si otorgaba una nueva aprobación a los carmelitas. La Virgen también prometió la salvación de los carmelitas profesos y de los devotos que llevasen la señal del hábito o el escapulario y cumpliesen prescripciones de oración y, en caso de que correspondiese a su estado canónico, de castidad. La Virgen descendería al Purgatorio el primer sábado después de la muerte de las personas para llevar sus almas al cielo, de ahí que esto recibiese el nombre de Privilegio Sabatino. Esto fue aprobado por el papa Juan XXII en la Bula Sabatina del 3 de marzo de 1322. Posteriormente, fue aprobado también por el papa Clemente VII con el Breve Dilecti filii de 1527.

La Virgen del Carmen también es llamada Estrella del Mar (en latín Stella Maris) y es patrona de los marineros. La devoción mariana hacia la Virgen del Carmen se extendió a muchos países de Europa, y por España y Portugal a Iberoamérica, a partir del siglo xvi.

La Virgen del Carmen, España y la Armada

Para hablar de la Virgen del Carmen y su relación con la Armada Española tenemos que viajar hasta la antigua Isla de León, actual San Fernando, en la Provincia de Cádiz.

Virgen del Carmen
La Virgen del Carmen de San Fernando es sobre la que recae el patronazgo de la Armada Española

A iniciativa del Marqués de la Victoria, en 1769 se traslada el Departamento Marítimo de Cádiz a la Real Villa de la Isla de León. Gran devoto de la Virgen, impulsa la devoción carmelitana en la Armada iniciándose una indisoluble relación que lleva a notables marinos a ocupar los cargos de Hermano Mayor y Oficiales de la Hermandad. Esta dilatada vinculación se reafirma cuando a principios del siglo XX, siendo prioste el Coronel de Artillería D. Juan de Aguilar y Lozano, se eleva propuesta a la Reina Regente Doña María Cristina de Habsburgo para su nombramiento como Patrona de la Armada. Petición que aprueba el Ministro de Marina, D. Cristóbal Colón de la Cerda, duque de Veragua por Real Decreto de fecha de 19 de abril de 1901. En reconocimiento por tan alta distinción la Hermandad acuerda al año siguiente, nombrar Hermano Mayor Honorario al Capitán General del Departamento Marítimo. La Santísima Virgen, por Decreto publicado en el Boletín Oficial del Ministerio de Marina el 10 de agosto de 1955, recibe los Honores de Capitán General.

Es por ello, que aunque la Virgen del Carmen esté asociada en general a la Armada como Patrona, es la de San Fernando sobre la que recae dicho patronazgo, siendo una imagen de vital importancia para la religiosidad popular de España.

Devoción costera y de interior

Pese a qué podamos relacionar a la Virgen del Carmen como una advocación eminentemente marítima, encontramos localidades de interior que le profesan una enorme devoción a la patrona de la Armada Española. Por ejemplo, en la provincia de Córdoba encontramos el patronazgo de la Virgen del Carmen sobre la ciudad de Rute. En la capital cordobesa también encontramos sendos ejemplos con las Vírgenes del Carmen de San Cayetano y Puerta Nueva. En otras ciudades como Sevilla, existen procesiones fluviales y terrestres a imitación de las procesiones marítimas de las zonas de costa, cuya finalidad es la de la bendición de las aguas.

Otro elemento que juega un papel de vital importancia para la devoción de la Virgen del Carmen, es la salve compuesta por Cristóbal Oudrid y Luis de Eguilaz. Corresponde a un fragmento de la zarzuela “El Molinero de Zubiza” y fue popularizada por la Armada Española, al ser establecida como su propio himno.

Salve, estrella de los mares,
de los mares iris de eterna ventura
salve fénix de hermosura
madre del Divino Amor.

De tu pueblo a los pesares
tu clemencia dé consuelo
fervoroso, llegue al cielo,
hasta Tí, hasta Tí nuestro clamor.

Salve, Salve, estrella de los mares
Salve estrella de los mares
Sí, fervoroso llegue al cielo
y hasta Tí y hasta Tí nuestro clamor.

Salve, Estrella de los mares
Estrella de los mares,
salve, salve, salve, salve.

La devoción a la Virgen del Carmen es estandarte y seña de identidad para los españoles, la cual nos tiene que llenar de orgullo por defender los valores patrios y entablar lazos con nuestra Armada y gentes de la mar.

No dejes de visitar nuestra web ArenaldeSevilla.com para echar un vistazo a nuestra colección de artículos sobre la historia de nuestro país y sobre la Armada Española.

¡Y si te ha gustado no olvides dar Like a la izquierda de esta publicación!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Idiomas »

Pin It on Pinterest

Share This