Olla Podrida manchega

Receta de la Olla Podrida manchega

La gastronomía española es famosa por su gran diversidad de platos tradicionales. Esta semana, os traemos la receta de un manjar manchego conocido como la Olla Podrida, que debe su nombre a que se cocina a fuego tan lento, que se dice que parece que se va a pudrir. Este plato tiene mucha historia, pues hasta en el primer párrafo de El Quijote aparece mencionado por Cervantes:

En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. Una olla de algo más vaca que carnerosalpicón las más noches, duelos y quebrantos los sábados, lentejas los viernes, y algún palomino de añadidura los domingos, consumían las tres partes de su hacienda.

Esta era la alimentación básica de nuestro Quijote. La olla es un guiso que básicamente lleva de todo, y que antaño se comía casi a diario siendo para algunos campesinos su único alimento. Consiste en mezclar carnes con verduras, dependiendo las carnes de la riqueza del individuo. Por las noches, con los restos de la olla se prepara el Salpicón, que nada tiene que ver con un salpicón de marisco, y que ya explicaremos su elaboración en otra receta. ¿Quieres saber cómo preparar esta Olla Podrida? Te lo contamos a continuación.

Ingredientes

300g de garbanzos

150g de alubias

100g de panceta

250g de ternera para guisar

250g de lomo de cerdo

1 morcilla

1 manita de cerdo

2 piernas de pollo

2 codornices

1 zanahoria

1 nabo

1 cebolla

Perejil

Medio repollo

Un par de dientes de ajo

Apio

1 pimiento verde

Sal

Preparación

La noche antes de preparar la olla ponemos en remojo los garbanzos y las alubias. Empezamos escurriendo el agua de los garbanzos y partiendo la manita por la mitad. Troceamos la panceta, el lomo y la ternera, sin hacerlos muy pequeños. Colocamos en una olla de tamaño considerable todas las carnes menos la morcilla.

Pelamos la zanahoria y la partimos en 2 o 3 trozos, y hacemos lo mismo con el nabo. Pelamos los ajos y la cebolla. Añadimos las verduras (la rama de apio se añade entera, ya que luego se desecha): una rama de perejil, apio, el pimiento verde sin las pepitas, la cebolla troceada, la zanahoria y el nabo.

Salamos y cubrimos de agua, y lo llevamos a ebullición a fuego medio-bajo. Cuando empiece a hervir, añadimos los garbanzos, y dejamos cocinar durante un par de horas, quitando de vez en cuando la espuma de la superficie.

Como la morcilla es muy grasa, la cocemos durante 25 minutos a fuego lento en una olla aparte para que pierda el exceso, y cuando termine la dejamos escurrir. Se añadirá al guiso cuando le queden unos 15 minutos para terminar, a la vez que las alubias y el medio repollo troceado. Rectificamos de sal si es necesario.

Comprobamos que las legumbres están bien cocinadas, y cuando estén tiernas ya podemos retirar la olla del fuego. Desechamos el apio y la rama de perejil, y servimos bien caliente.

Siempre es buen momento para aprender nuevas recetas de cocina, pero especialmente ahora durante la cuarentena podemos aprovechar para preparar estos guisos que necesitan de un tiempo en su elaboración. ¡Anímate a probarlo! Si te ha gustado esta receta cuéntanos en los comentarios, y no olvides visitar nuestra web www.arenaldesevilla.com para ver nuestro catálogo con más de 1.000 artículos relacionados con la cultura de España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Idiomas »

Pin It on Pinterest

Share This