Hernán Cortés: la conquista del Imperio Mexica

Hernán Cortés: la conquista del Imperio Mexica

Hace cientos de años el mundo estaba regido por diversos imperios. Conocemos el gran Imperio Español, el británico, el mongol… Pero hasta el siglo XVI existía también un imperio en la recién descubierta América que a lo mejor no conocemos tanto. Hablamos del Imperio Mexica, también llamado Imperio Azteca, fundado en el año 1325. Hernán Cortés lideró la conquista de este Imperio, poniéndolo bajo el mando de la Corona de Castilla. ¿Quieres saber más acerca de este conquistador y del final del Imperio Mexica? Quédate con nosotros.

Hernán Cortés: origen

Retrato de Hernán Cortés
Retrato de Hernán Cortés

Cortés nació en Medellín, municipio extremeño, en una familia de baja hidalguía. Sus padres eran también extremeños, y era pariente lejano de Francisco Pizarro, quien posteriormente conquistaría el Imperio Inca. Su padre lo envió a estudiar a Salamanca, aunque abandonó los estudios en apenas dos años motivado por su afán de aventuras. Tras varios intentos de embarcar hacia las Indias, en el año 1511 participó en la conquista de Cuba. Su dirigente, el gobernador Diego de Velázquez, le entregó tierras y esclavos y le nombró alcalde de Santiago de Cuba.

Ya en 1518, Velázquez encargaba a Cortés una nueva expedición para continuar los descubrimientos en la costa de Yucatán, aunque rápidamente empezó a desconfiar de él. Hernán Cortés, viendo que podrían cancelar su expedición, se apresuró a reclutar a más de 600 hombres y partió precipitadamente el 18 de noviembre de 1518, poco provisto de provisiones.

La batalla de Centla

La expedición les llevó a bordear la costa hasta llegar a la desembocadura del río Tabasco, cerca de la ciudad de Potonchán. Como iban escasos de provisiones, Cortés se adelantó (según López de Gomara.) haciendo señales de paz y les pidió entrar en la ciudad para comprar comida y agua. Ante esto, las autoridades de Potonchán ordenaron que se les llevase comida y agua para que se fueran, pero no les dejarían entrar. Cortés insistió, alegando que necesitaba ver aquellas tierras para dar relación de ellas a su señor. La respuesta fue una amenaza, pues las autoridades dijeron que si no se iban inmediatamente matarían a todos los españoles.

Doña Marina, la Malinche
Doña Marina, la Malinche

Finalmente las tropas de Hernán Cortés atacaron la ciudad por dos flancos, y de este modo consiguieron conquistar Potonchán y entrar en sus tierras. Esta fue la primera ciudad que Cortés conquistó, y tras esto las autoridades de Tabasco hicieron ofrendas muy variadas a las tropas españolas. Entre la ofrenda de esclavas, se encontraba una llamada Malintzin, conocida como La Malinche, que sería rebautizada como Marina. Esta sería pieza clave en la conquista de México, pues era una mujer muy inteligente que dominaba las lenguas indígenas y sus costumbres, que además se volvió fiel a los españoles por el buen trato que recibió.

La fundación de Veracruz

Civilización Totonaca
Civilización Totonaca

Saliendo de Potonchán, y pasando ya por Tabasco, Cortés fue informado de la existencia de un país llamado México. Los españoles se dirigieron allí para conocer aquellas tierras y por el camino encontraron unas canoas que venían de parte de Moctezuma, el emperador del Imperio Mexica, cuya capital era Tenochtitlán. Cortés les habló en son de paz, de modo que cuando estos volvieron junto a su Moctezuma, este envió mensajeros con regalos para las tropas españolas. Este fue el primer contacto entre estos dos grandes personajes de la historia.

Mientras tanto, Hernán Cortés había instalado su campamento frente a Quiahuiztlán. Poco a poco ese campamento creció y se convirtió en ciudad, recibiendo el nombre de Villa Rica de la Vera Cruz ya que los españoles llegaron allí un Viernes Santo. Cortés se proclamó Capitán General, lo que supuso su desvinculación con Diego de Velázquez, y nombró alcalde, regidores, tesorero… Los totonacas, habitantes de Quiahuiztlán, viendo el rápido crecimiento de sus nuevos vecinos decidieron aliarse con ellos, con la premisa de que cuando terminase la expedición los totonacas serían libres de volver a sus tierras.

Tenochtitlán: capital del Imperio Mexica

Penacho de Moctezuma
Penacho de Moctezuma, Museo de etnología de Viena

Llegaron por fin los españoles a Tenochtitlán el 8 de noviembre de 1519. Allí Moctezuma recibió a Cortés, haciendo de interprete Doña Marina, aquella esclava que recibieron los españoles tras la conquista de Potonchán. El emperador pensó que Cortés era un enviado del dios Quetzalcóatl, por lo que fue un gran anfitrión. Obsequió a Cortés con el famoso Penacho de Moctezuma y los acogió en palacio.

Al poco tiempo se produjo en la Vera Cruz una batalla entre mexicas y los totonacas aliados de Cortés, muriendo 7 españoles en combate. Esto supuso un enorme desprestigio, pues se descubrió que los españoles no eran semidioses y podían morir.

Moctezuma siendo atacado por los suyos
Moctezuma siendo atacado por los suyos

Ante la inminente amenaza, Cortés prendió a Moctezuma como rehén bajo pena de muerte, diciendo este que iba bajo su propia voluntad para calmar a su pueblo. Se sentenció a muerte a los caciques que se rebelaron en Veracruz, creando malestar entre los mexicas, los cuales a su vez se rebelaron contra Moctezuma acusándole de aliado de los españoles. El hermano del emperador se puso a la cabeza de la rebelión contra la ocupación española, y viendo la peligrosa situación Cortés hizo que Moctezuma tratase de apaciguar a los rebeldes para que los españoles pudieran salir de la ciudad cuanto antes. Estando el emperador negociando esta salida, fue lapidado por los suyos.

Caida del Imperio

De este modo, los españoles tuvieron que salir a escondidas de la ciudad durante la noche del 30 de junio de 1520, conocida como la Noche Triste. Fueron descubiertos y cientos de soldados mexicas salieron a combatirlos, pereciendo la mayoría de los hombres de Cortés en la huida. Una vez huyeron, los que quedaban se agruparon en Tlaxcala, donde fueron acogidos por los tlaxaltecas.

En cuanto pudieron recuperarse, Cortés y sus nuevos aliados se dirigieron a conquistar Tenochtitlán y sitiaron la ciudad durante 75 días hasta que finalmente los mexicas fueron derrotados y los tlaxaltecas fueron premiados con el dominio de las tierras conquistadas junto a los españoles.

Y así termina esta gran conquista del Imperio Mexica por Hernán Cortés y sus tropas. Se dice que realmente este y Moctezuma eran amigos, y que Cortés nunca hizo nada para dañarle, habiendo fuentes que afirman que el español lloró por la muerte del emperador. Así lo cuenta Bernal Díaz del Castillo, uno de los hombres que participaron en la conquista:

Y Cortés lloró por él, y todos nuestros capitanes y soldados, y hombres hobo entre nosotros, de los que le conoscíamos y tratábamos, que fue tan llorado como si fuera nuestro padre, y no nos hemos de maravillar dello, viendo que tan bueno era. Y decían que había diez y siete años que reinaba e que fue el mejor rey que en México había habido, e que por su persona había vencido tres desafíos que tuvo sobre las tierras que sojuzgó.

Sin embargo, estas aventuras no fueron suficientes para Cortés, pues al salir de Tenochtitlán partirá hacia Las Hibueras, actual Honduras, en busca de nuevas riquezas y conquistas. Como curiosidad, ¿sabes por qué el Penacho de Moctezuma se conserva en Viena y no en España? Pues porque en aquel momento, la Corona de Castilla estaba gobernada por la rama de los Austrias. 

Un comentario en “Hernán Cortés: la conquista del Imperio Mexica

  • el 22/05/2020 a las 10:00
    Permalink

    Me parece muy interesante todo lo que publicais en este blog. Muy fehaciente e instructivo, que es lo que hace falta en este país, Cultura. Enhorabuena!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Idiomas »

Pin It on Pinterest

Share This