Caballeros Templarios: Armas y Atuendos

Monjes, seglares y terceros: Los Caballeros Templarios

La Orden del Temple es una de esas órdenes militares que forman parte de nuestra historia, aunque precisamente esta fue una de las más grandes: su papel no se limita solo a España, ya que tuvieron presencia por todos los territorios conocidos en la época. Cuando hablamos de ellos, todos pensamos en los típicos tabardos blancos (las túnicas con las que los solemos asociar), pero lo cierto es que esa no es toda la verdad. Los Caballeros Templarios identificaban su rango mediante colores. Si quieres informarte acerca de estos atuendos, te lo contamos a continuación.

Clases de templarios

Representación de un Sargento templario
Representación de un Sargento templario

Para comprender el motivo de la división en colores, primero hay que conocer las tres clases de caballeros templarios que había y en qué consistía cada rango. En un primer momento, para poder formar parte de la Orden había que hacer un triple voto de castidad, pobreza y obediencia. Sin embargo esto dificultaba mucho la entrada de nuevos miembros, y cuando surgió la necesidad se reblandecieron un poco estos requisitos de la siguiente manera:

  • En primer lugar, estaban los caballeros que profesaban los tres votos que hemos mencionado: castidad, pobreza y obediencia. Estos eran los monjes.
  • El segundo grupo estaba formado por los caballeros que entraban siendo solteros en la Orden y permanecían castos durante toda su vida templaria, independientemente de lo que hubieran hecho antes de su ingreso. Eran los caballeros seglares.
  • Por último, se creó un grupo conocido como la Orden Tercera, que estaba formado por aquellos que llegaban ya casados a la Orden o que contraían matrimonio estando ya entre las filas templarias. No estaban ligados al voto de castidad, como es evidente.

El tabardo blanco

En un principio los caballeros templarios vestían igual que cualquier otro ciudadano, pero con el tiempo la Regla del Císter marcó la vestimenta blanca de los templarios. Era un tabardo blanco liso, que hasta el año 1146 no portaba la cruz templaria concedida por el Papa Eugenio III. En este momento, cuando llegaba un nuevo miembro a la Orden se le entregaban un par de camisas y calzas, además de un manto normal y otro de invierno con un forro de oveja.

Como hemos dicho antes, no todos los templarios estaban ligados al voto de castidad. Los monjes lo cumplían estrictamente, pero los seglares solían cortejar aún manteniendo su voto, y los terceros podían estar libremente con mujeres, por lo que era común ver templarios en compañía de novias o esposas. Como en este momento no había distinción a simple vista de las diferentes clases de templarios, la Orden comenzó a perder credibilidad ya que nadie sabía quien era monje y quien no. Como solución a este problema, se optó por vestir de blanco a los caballeros y de negro a los sargentos y miembros del cuerpo subalterno, impidiendo que estos pudieran vestir de blanco en lo sucesivo.

Armaduras

Yelmo templario
Yelmo templario

Independientemente del color que vistiesen, los caballeros templarios llevaban las siguientes armaduras para el combate:

  • Un yelmo cilíndrico, con un visor estrecho y rectangular.
  • La cota de malla estaba fabricada sobre cuero, donde se insertaban las placas metálicas y protegían todas las zonas más vulnerables como el cuello y los muslos y por supuesto el torso y la espalda.
  • Una espaldera, coraza que se portaba en la espalda, para dar una protección extra a las zonas donde no se llegaba a ver uno mismo.
  • La túnica, blanca o negra, que se ponía sobre la armadura para repeler el calor, evitando que el sol diera directamente sobre el metal de la armadura para no recalentarlo.

Armamento

Empuñadura de una espada templaria
Empuñadura de una espada templaria

Por último, veamos las diferentes armas que solían llevar los templarios en combate.

  • El escudo era para todos similar. Era elíptico terminado en punta triangular, y se fabricaba con placas de madera sobre las que se colocaba el metal. Estaba hecho para acoplarse al brazo izquierdo.
  • La espada era de doble filo, y su longitud y forma dependía de la época y de la zona geográfica.
  • Algunos llevaban lanzas, que medían unos 4 metros y tenían el mástil de madera con la punta de hierro afilado.
  • También podían llevar una maza, concretamente una maza turca fabricada en bronce y/o plomo, que también tenía partes afiladas.
  • Otros se armaban con hachas, que tenían un solo filo y golpeaban con fuerza.

Si te gusta la historia templaria, no dejes de visitar nuestra web www.arenaldesevilla.com para ver nuestra colección de artículos templarios, con el lema Non Nobis o la cruz roja templaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Idiomas »

Pin It on Pinterest

Share This