Monedas de Nuestra Historia: Parte 2

Monedas de la historia de España: Parte 2

En la primera parte de este artículo conocimos las monedas que circularon por nuestro país desde que empezaron a acuñarse las primeras divisas hasta finalizar la Edad Media. Sin embargo, aún queda mucha historia por delante hasta llegar a nuestros días. Los cambios de la edad moderna trajeron nuevas monedas, cambios en el peso y en el valor de las que ya había, dando paso más adelante a las primeras monedas que recordamos los que hoy habitamos España: la peseta. Si quieres saber cuáles son estas divisas y cómo llegaron a nosotros, sigue leyendo.

Edad Moderna

A lo largo de esta época se sucedieron en la Monarquía Hispánica numerosas reformas monetarias, especialmente en el peso y la equivalencia de las monedas. Se mantuvo el maravedí como unidad de cuenta junto a las siguientes divisas:

Real de a ocho
Real de a ocho
  • Moneda de vellón, que tenía poco valor, y se dividían en blancas, octavos y cuartos.
  • Moneda de plata, la conocida como Real, habiendo de a uno, de a dos, de a cuatro (tostón) y de a ocho (duro o peso). Esta moneda era la más común y circulaba por todo el mundo, siendo la primera moneda de carácter mundial de la historia.
  • Moneda de oro, entre las que había doblones, onzas y escudos.

Más adelante los Reyes Católicos introdujeron una modificación en 1535 que dejó como monedas de oro los escudos (con un valor de 350 maravedíes inicialmente), la dobla (dos escudos) y la onza (ocho escudos)

En el siglo XVI, la Monarquía Hispánica de la Casa de Austria quedó muy endeudada, pero se mantuvo gracias a la conquista de América, que con sus zonas mineras otorgaban una gran cantidad de metales preciosos al Estado. Esto tuvo un gran impacto económico en la sociedad, produciendo el nacimiento de la ciencia económica española.

Moneda de 8 escudos de Carlos II
Moneda de 8 escudos de Carlos II

Sin embargo, en el siglo XVII hubo un claro descenso en la producción de estos metales americanos, lo que sumado al aumento de guerras produjo una grave crisis financiera. Carlos II consiguió estabilizar la situación ajustando el vellón, lo que sirvió para ayudar a superar la crisis.

Ya en el siglo XVIII aparece la nueva dinastía, los Borbones, que con Felipe V crea un sistema monetario español basado en el castellano. Junto a los antiguos reales y maravedises empiezan a aparecer los duros y las pesetas. De hecho, el Diccionario de Autoridades de 1737 recoge por primera vez la palabra peseta como una divisa que vale dos reales de plata. El real de a ocho cobró mucha importancia, convirtiéndose en una divisa internacionalmente reconocida, con el nombre de dólar español, y se convirtió en la moneda oficial de los recién fundados Estados Unidos.

Edad Contemporánea

En un real decreto de 31 de mayo de 1847 se establece el real como moneda unitaria. Este real estaba dividido de la siguiente forma:

  • Moneda de oro: el conocido como isabelino o centen. Tenía un valor de 100 reales.
  • Monedas de plata: de 20, 10, 4, 2 y 1 reales.
  • Monedas de cobre: de 5 y de 2 décimos.

    Moneda de 100 pesetas de 1869
    Moneda de 100 pesetas de 1869

Y estas permanecieron poco más de 15 años con nosotros, porque en 1864 se publicó un nuevo real decreto que establecía como moneda unitaria el escudo de 10 reales. Estas se dividían en doblones, reales y escudos, pero tan solo 4 años después una nueva moneda llegó a nuestras tierras con otro real decreto: la peseta. Como se hizo según el sistema monetario francés, la peseta se dividía en 100 céntimos, habiendo también monedas de oro, plata y bronce siendo la de mayor valor la de 100 pesetas. Esto facilitaba los cálculos y hacía más seguro el comercio.

Moneda de 10 centimos (Perra Gorda) de 1870
Moneda de 10 centimos (Perra Gorda) de 1870

Entramos ya en el siglo XX, donde uno de los grandes problemas de la República fue la escasez de moneda. Durante la Guerra Civil el bando republicano controlaba el Banco de España y sus emisiones, por lo que a los pocos meses del inicio de la contienda el gobierno republicano, por iniciativa de su Ministro de Hacienda comenzó una operación de apropiación y traslado de 510 toneladas de oro en monedas, aproximadamente el 73% de las reservas de oro del país, trasladando esta cantidad a la Unión Soviética. Este es el conocido Oro de Moscú. La cuarta parte restante de los fondos del Banco de España fue también trasladada, pero esta vez a París, donde también fue vendida en su mayor parte por el Gobierno Republicano. Debido a esta falta de moneda, en el bando republicano se autorizó la circulación de sellos pegados en cartón que harían de nuevas monedas.

Al finalizar la guerra se acuñaron nuevas pesetas con la efigie de Francisco Franco, y a su muerte se sustituyó por la del rey Juan Carlos I. Más adelante se fabricaron pesetas de aluminio, más ligeras y pequeñas que las anteriores, que se conocían como lentejas.

Monedas de 1 peseta, "lentejas"
Monedas de 1 peseta, “lentejas”

En el año 1999, la Unión Europea instauró como moneda oficial de los Estados Miembros el Euro. Esta nueva moneda convivió con la peseta hasta el 30 de junio de 2002, momento en el que la peseta dejó de tener curso legal. Si aún tienes pesetas en casa, recuerda que hasta el 31 de diciembre de 2020 pueden canjearse en el Banco de España.

Y hasta aquí llega la historia numismática en España. Actualmente llevamos 17 años comerciando con euros, ¿será la moneda definitiva? ¿Crees que habrá más cambios de moneda en el futuro? Cuéntanos en los comentarios, y no olvides dar like a esta publicación si te ha gustado.

Visita nuestra web www.arenaldesevilla.com para ver nuestra colección de artículos sobre la historia y la cultura de España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Idiomas »

Pin It on Pinterest

Share This