Ley d’Hont: ¿Cómo funciona?

Así funciona el Sistema d’Hont en España

Ahora que se acercan las elecciones generales, es interesante saber cómo funciona nuestro sistema electoral. No se reparten los mismos escaños en todas las provincias, pero tampoco se trata de un sistema que equipare 1 persona/1 voto. ¿Es verdad que favorece a unos partidos más que a otros? ¿Qué se hace con los votos en blanco? Si quieres estar debidamente informado para poder elegir a quién votar en las urnas, Arenal de Sevilla te lo cuenta.

¿Qué es este Sistema d’Hont?

Esta ley es un sistema de promedio mayor, y sirve para asignar escaños de manera proporcional. Básicamente, se trata de dividir por diferentes divisores los votos obtenidos por los partidos, creándose series de resultados de mayor a menor, y asignando un escaño a los cocientes más altos (veremos un ejemplo más adelante para aclararlo). Fue ideado por Victor D’hont, un jurista belga, en 1878. Actualmente se utiliza en más de 40 países.

Lo que pretende este sistema es asignar los escaños a las listas de manera proporcional al número de votos recibido. Realmente no es posible alcanzar la proporcionalidad exacta, ya que no se pueden asignar escaños con decimales.

¿Y el voto en blanco?

En España, para poder optar a obtener escaños, se exige al menos un 3% de los votos en las elecciones generales y un 5% en los comicios locales. Esto supone que, al votar en blanco, se incrementa este listón electoral: Si hay 100 votos, su 3% serían 3 votos. Pero si a esto se sumasen 20 votos en blanco, el 3% de 120 aumenta 3,6, lo que supone que un partido, para optar a escaño, debe sacar ahora 4 votos. Por tanto, esto perjudica a los partidos pequeños en favor de los grandes.

Cálculo de escaños

Una vez que se han escrutado todos los votos, se realiza la siguiente operación matemática: el número de votos de cada partido se divide desde 1 hasta el número total de escaños a repartir. Esto se hace colocando los partidos en una tabla en la que se reflejan todos los resultados, ordenados de mayor a menor, y se asigna un escaño a cada resultado hasta que no queden más por repartir. Veamos un ejemplo* de unas elecciones en las que:

  • Se reparten 30 escaños.
  • Se presentan 5 partidos.
  • Se escrutan 2662 votos (el listón electoral estará en 80 votos).
  • Hay 80 votos en blanco.
  • Aparece este reparto de votos:
Recuento de votos
Recuento de votos

Antes de realizar el reparto de escaños, se hace una tabla de 30 filas (nº de escaños) y 5 columnas (nº de partidos). En la primera fila se coloca el número total de votos que ha obtenido cada partido, y en las inferiores se van colocando los resultados de las divisiones. Luego se seleccionan los 30 resultados más altos, que serán los que obtengan escaños:

Reparto de escaños
Reparto de escaños

Como se puede comprobar, el último resultado del Partido 2 es el mismo que el primero del Partido 5. En caso de empate, el escaño será para quien menos escaños ha obtenido. El reparto es el siguiente:

  • Partido 1: 12 escaños.
  • Partido 2: 10 escaños.
  • Partido 3: 6 escaños.
  • Partido 4: 1 escaño.
  • Partido 5: 1 escaño.

Ahora supongamos que en lugar de 80 votos en blanco, se escrutan 160. En ese caso, el listón electoral subiría, ya que al haber más votos escrutados aumenta el porcentaje: ahora se necesitan 83 votos para optar a escaño, lo que supone que el Partido 5 no podría aparecer en el reparto. Por tanto, ahora el Partido 2 obtendría un escaño más, ya que el que hubiera obtenido el Partido 5 ahora queda disponible.

¿Corresponden los escaños al porcentaje de votos obtenido por el partido?

No. La ley d’Hont es, dentro de los sistemas de reparto similares, el que más distorsión produce. Esto es porque al aplicar el listón electoral, los partidos más pequeños quedan sin representación. Además, suele darse el caso de que un partido gane en número de votos, pero no en número de escaños.

En cada provincia se reparte un número de escaños diferente, y eso supone que los votos que no otorgan escaño en una provincia, se pierden completamente y no cuentan para el cómputo global. Es decir, si en Sevilla el Partido 5 obtiene 50 votos (por debajo del listón) y en Málaga obtiene otros 50, no obtendrá escaño en ninguna de las dos provincias, aunque si los 100 votos hubieran pertenecido a la misma provincia seguramente el Partido 5 obtendría al menos 1 escaño. Por eso se suele decir que este sistema perjudica a los partidos pequeños en favor de los grandes.

Con esta breve explicación, esperamos que ahora tengáis una idea general de como funciona el sistema electoral de nuestro país. Desde Arenal de Sevilla os animamos a que ejerzáis vuestro derecho al voto el las próximas elecciones generales, pensando en el futuro de España.

* Todas las infografías de esta publicación se han creado con el Simulador de la Ley d’Hont de la web www.portalelectoral.com
Fuentes

https://es.wikipedia.org/wiki/Sistema_d%27Hondt

http://www.portalelectoral.com/mapas/prueba1.htm

https://www.elmundo.es/elmundo/2011/05/18/espana/1305719351.html

https://es.wikipedia.org/wiki/Legislaci%C3%B3n_electoral_espa%C3%B1ola#Cr%C3%ADticas_a_la_ley_electoral_actual

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Idiomas »

Pin It on Pinterest

Share This