Las últimas horas de Blas de Lezo

Las últimas horas de Blas de Lezo

Casa del Marqués de Valdehoyos en Cartagena de Indias
Casa del Marqués de Valdehoyos en Cartagena de Indias

El sol salía en Cartagena de Indias, ciudad ya calmada tras los recientes intentos de conquista  (fallidos) por parte de los británicos, en la mañana del 7 de septiembre de 1741. La casa del Marqués de Valdehoyos estaba casi vacía, a excepción de tan solo dos personas: el teniente general Blas de Lezo, de 52 años, recostado en su cama con la única compañía de su secretario. A las 8 de la mañana de aquel mismo día fallecía el almirante en casi absoluta soledad, alejado de su familia y amigos que se encontraban a miles de kilómetros.

Su enfermedad, según los historiadores, no sería la infección que popularmente se le achaca a unas heridas de batalla sino el tabardillo (tifus). Comenzó con unas calenturas que lo acabaron llevando a la cama, quedando inconsciente casi al final durante unas 11 horas y despertando justo a tiempo para poner sus últimos asuntos en regla, comulgar y recibir la extrema unción.

Tras su muerte hubo una gran controversia sobre su sepultura, puesto que entre sus documentos no había instrucciones sobre dónde quería ser enterrado. Había dejado todo dispuesto: instrucciones para su familia, cómo repartir sus posesiones, los actos religiosos pertinentes, pero nada acerca de su sepultura. Tanto es así que se llegó a pensar que estaba en una fosa común. Sin embargo, en el libro La última batalla de Blas de Lezo de Mariela Beltrán y Carolina Aguado tras una exhaustiva investigación se ofrece una respuesta: en una carta escrita por el hijo del almirante, Blas Fernando, del año 1744 se cita que el cuerpo de Blas de Lezo estaría en el Convento de Santo Domingo de Cartagena de Indias, bajo un arco de mármol.

Convento de Santo Domingo, Cartagena de Indias
Convento de Santo Domingo, Cartagena de Indias

Y finalmente, su muerte llegó a oídos del Virrey Sebastián de Eslava, quien había tratado de desacreditarlo desde el primer momento ante la corona y el pueblo español. Este no lo dudó un segundo y ordenó incautar todos sus documentos ante la presencia del secretario del almirante, el cual denunció los hechos hasta conseguir recuperar aquellas instrucciones y testamento que habían sido incautados. Nunca se sabrá si recuperó los documentos en su totalidad, pero lo que sí sabemos es que recomendó a su esposa Josefa que abandonase el Puerto de Santa María y se dirigiese a Pasajes para vivir con sus suegros, cosa que nunca pudo hacer por culpa de la enfermedad que acabó con su vida.

Josefa dejaba huérfanos a 7 hijos que serían criados primero por sus abuelos y posteriormente por el hermano mayor, y quedando estos sin apenas dinero y con el desprestigio de su padre. Un final injusto para uno de los grandes héroes de la historia de nuestro país.

Pablo Victoria, autor del libro El día que España derrotó a Inglaterra, nos cuenta las últimas palabras de Blas de Lezo:

 Dile a mis hijos que morí como un buen vasco, armado y defendiendo la integridad de España y del Imperio

Así acaba su historia, pero no su legado. La Real Armada Española rinde honores a la memoria del almirante de manera que siempre uno de sus buques lleve su nombre. Numerosas calles de nuestro país se llaman Blas de Lezo, y en Cartagena de Indias donde siempre fue recordado como un héroe se encuentran numerosos homenajes a su memoria, y por fin el 5 de noviembre de 2009 se cumplió una parte de su testamento que quedaba pendiente: que un grupo de españoles colocase en Cartagena de Indias una placa que conmemorase su victoria en aquella ciudad.

Placa en honor a Blas de Lezo en Cartagena de Indias
Placa en honor a Blas de Lezo en Cartagena de Indias

Y hasta aquí llega esta historia de uno de los más grandes héroes de España. Si te apasiona tanto como a nosotros el sentir español, la historia de nuestra patria o los héroes olvidados como nuestro Blas de Lezo, no olvides visitar nuestra web www.arenaldesevilla.com.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Idiomas »

Pin It on Pinterest

Share This