La Toma de Granada: el fin de la Reconquista

La Toma de Granada: el fin de la Reconquista

Entre los años 1482 y 1492 sucedió un acontecimiento que marcaría la historia de nuestro país, dando comienzo a lo que se conocería como el Imperio Español y dejando atrás el periodo de la Reconquista: la Guerra de Granada.

Toma de Granada
Toma de Granada

Hablamos de una serie de contiendas que los Reyes Católicos llevaron a cabo en el Reino Nazarí de Granada durante esta década, terminando con la toma de la ciudad de Granada y sus Capitulaciones por parte de Boabdil. Con la integración de este último reino musulmán a la Corona de Castilla, el periodo de la Reconquista que había comenzado en el siglo VIII pasó a formar parte del pasado.

Hoy no vamos a contarte paso a paso los sucesos de la contienda, sino que hablaremos de sus consecuencias en la historia, de lo que significó para la España del siglo XV esta toma de Granada. ¿Quieres saber más acerca de uno de los momentos clave en la historia de nuestro país? No te lo pierdas a continuación.

¿Qué significó la Guerra de Granada?

Aunque mantuvo muchas similitudes con el sistema bélico de la Edad Media, la Guerra de Granada es considerada una de las primeras contiendas de la Edad Moderna: las maniobras políticas fueron muy importantes para el desarrollo de la guerra, y más que las típicas batallas en campo abierto se dieron numerosos asedios con artillería y su ejército se considera uno de los primeros ejemplos de ejército moderno: algo así como un ejército nacional, permanente y formado por profesionales aunque fuese muy heterogéneo. Entre sus filas, por ejemplo, se encontraba un grupo de arqueros ingleses, mercenarios europeos y diversas órdenes militares.

Con todo esto se estaba formando un estado-nación, de los primeros y posiblemente el más importante de Europa Occidental en aquellos momentos: España, que estaba en proceso de formar su propia unidad territorial. El Imperio Español.

Papa Alejandro VI
Papa Alejandro VI

Por otro lado, los Reyes Católicos tuvieron un papel muy importante en el fin de la Reconquista. Su victoria se celebró por toda Europa, hasta el punto en el que tras finalizar la guerra el Papa Alejandro VI, valenciano de la familia Borgia, otorgó a los reyes españoles el título de Católicos en reconocimiento a su labor en el ascenso de España como potencia europea, además de la expulsión de los musulmanes y judíos (esto poco después de la toma de Granada, también en 1492).

Justo en este mismo año 1492 se había producido el Descubrimiento de América, y el Papado otorgó al Imperio Español el Nuevo Mundo conocido y por conocer, a cambio de la evangelización de los territorios. Así la expansión territorial de España no se detendría con la toma de Granada, puesto que en el siglo XVI se continuaría el proceso: conquista de Navarra en 1512, la toma de las plazas al norte de África, la conquista de Canarias…

El Ejército moderno

El nuevo ejército moderno traería consigo una serie de novedades que lo diferenciaría de las tropas medievales. Se experimentó con una formación mixta de infantería y artillería, con un uso menor de la caballería. Se vieron armas como las picas y espingardas, armas de fuego portátiles con un cañón muy largo que sería muy utilizada por los españoles a partir del siglo XV, y que posteriormente se sustituiría por los arcabuces. Además, este ejército contaba con un numeroso grupo de unidades que no combatían, sino que se dedicaban a recoger o quemar las cosechas para debilitar al enemigo, además de otras tareas tácticas y estratégicas que beneficiaban al ejército español. Este conjunto de tropas pasaría a llamarse con el tiempo tercios, por lo que nos encontramos ante el primer precedente de nuestros famosos cuerpos militares y por lo tanto la última unidad medieval de Castilla.

Pero, ¿en qué se diferencia este ejército moderno de uno puramente medieval? Pues uno de los factores más importantes es la cantidad de tropas empleadas: por ejemplo, en la Guerra de Granada se emplearon más de 200 piezas de artillería. En 1479, tan solo 13 años antes de esta guerra, el ejército español contaba con 4 artilleros, mientras que en 1492 ya se emplearon más de 90. Además, la mayoría de las tropas serían terrestres, y es que aunque hubo apoyo naval para la contienda, este quedó un poco en segundo plano puesto que se limitaron a vigilar y bloquear el paso a posibles auxilios del enemigo.

Personajes importantes

Por todos es sabido que los Reyes Católicos se involucraron mucho en este momento histórico. De hecho, la dirección militar de esta conquista venía directamente de manos de los monarcas. Especialmente la reina Isabel la Católica se sabe que incluso participó en algún asedio, aunque la famosa historia de su promesa de no cambiarse de ropa hasta la conquista no tiene base histórica y no es demostrable.

Íñigo López de Mendoza y Quiñones
Íñigo López de Mendoza y Quiñones

Tras la victoria española, Iñigo López de Mendoza y Quiñones, marqués de Mondéjar que había participado en la contienda, fue nombrado Virrey de Granada y Capitán General del ejército granadino, ambos cargos de carácter hereditario.  Además, dado que se ampliaban los territorios del reino en la península, se dio la última oportunidad de obtener el grado de nobleza: se otorgó el título a soldados que hubieran demostrado alto grado de valentía durante la guerra.

Por último, entre los musulmanes destacó el papel de Boabdil, el cual fue quien finalmente rindió Granada ante los Reyes Católicos obteniendo a cambio un señorío en La Alpujarra, según nos cuentan las Capitulaciones de Granada (documento en el que se firmó el fin de la guerra y sus consecuencias). Sin embargo, apenas un año después en 1493 cruzó el Estrecho volviendo a su país. En las tierras granadinas que dejaba surgió el pueblo mudejar, que eran los musulmanes que permanecían viviendo en territorios conquistados por los cristianos. No fue hasta el año 1502 cuando se promulgó la Pragmática que obligaba al bautismo o exilio de los mudéjares.

Como has visto la toma de Granada no fue una simple conquista más, sino que estamos ante uno de los acontecimientos más decisivos de la historia de Europa Occidental, y por supuesto de España. ¿Te ha gustado esta publicación? No olvides comentar más abajo, y visitar nuestra web www.arenaldesevilla.com para ver la más extensa colección de artículos sobre la historia de España.

3 comentarios en “La Toma de Granada: el fin de la Reconquista

  • el 10/12/2020 a las 19:16
    Permalink

    ¡ Que historia mas bonita, Isabel y Fernando cumpliendo el sueño de Jaime El Conquistador !
    Una peninsula unida ( casi) por fin bajo un mismo reino.
    Me siento muy orgulloso de esta historia y espero que la gente lee mas del pasado para no volver a dividirnos porque no hay cosa mas importante que ser unidos bajo una misma bandera.
    ¡ Viva España !

    JP

    Respuesta
  • el 10/12/2020 a las 19:15
    Permalink

    Señores:
    Este castellano de Málaga les anima a seguri en su excelente labor dibulgativa sobre nuestra gloriosa Historia.
    Gracias y en cuanto volvamos a ser libres les visitaré en la calle Trajano para hacer algunas compras al tiempo que volver a visistar la que posiblemente sea la más bella ciudad Hispana.

    Juan F. Sánchez

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Idiomas »

Pin It on Pinterest

Share This