La Poleá Sevillana

Receta de la Poleá, típica del Aljarafe Sevillano.

Hoy nos adentramos en el maravilloso y delicioso mundo de la repostería. Para ello, cogemos las maletas y nos dirigimos hacia la comarca del Aljarafe, en la provincia de Sevilla.  A todos nos gusta un buen postre casero que endulce nuestras comidas y nos ayude a digerirlas; pues bien, sentimos deciros que tenemos la receta ideal para tal fin. Con todos ustedes, os presentamos las ricas Poleás Sevillanas.

Este es un postre ancestral, de origen andaluz, que en otras partes de España recibe el nombre de “Gachas”. Se pueden comer frías y templadas y vienen como anillo al dedo para meses de otoño e invierno, aunque la puedes hacer y comer durante todo el año. Si quieres sorprender a los tuyos, no dudes en realizarlas siguiendo esta receta:

Ingredientes

  • 1 l. de leche entera.
  • 100 g de harina de repostería u 80 g de harina de maíz
  • un puñado de matalahúva o anís en grano.
  • 1 vaso de aceite.
  • 1 pieza de pan duro.
  • 1 cáscara de limón.
  • 2 cucharadas canela molida y en rama
  • vainilla en polvo
  • 1 chorrito de anís
  • de 4 a 6 cucharadas de azúcar

Elaboración

Para empezar, debemos coger distintos utensilios de cocina como una sartén, una cacerola y una batidora. En primer lugar debemos de freír en la sartén el pan duro a cuscurros y lo dejamos apartados cuando estén bien doraditos para que enfríen. Seguidamente y en la misma sartén o si lo prefieres, en otra diferente, freímos la cáscara de limón. Cuando apartemos del fuego la cáscara de limón, le añadimos unos pocos granos de matalahúva o de anises.

A continuación añadimos en un recipiente (una cacerola), el litro de leche entera, una cucharadita de canela molida, una rama de canela, la cáscara de limón ya frita, un poco de vainilla en polvo, 100 gr. de harina de repostería u 80 gr. de harina de maíz, un chorrito de anís, seis cucharadas de azúcar para darle el toque dulce y un chorreón del aceite que hemos utilizado en la sartén para freír el pan y la cáscara de limón.

Tras tenerlo todo en el recipiente, mezclamos todo con la batidora hasta conseguir una masa similar a las de las natillas pero más espesa. Una vez que tengamos esta masa, le añadimos los anises en grano y lo ponemos todo a fuego lento hasta que dé un buen hervor y espese. Si ves que te ha quedado una masa demasiado espesa, puedes añadirle un poco más de leche entera al final.

Para terminar, apartamos el postre del fuego y la repartimos por los recipientes donde nos las vayamos a comer. El toque final consiste en añadir el pan frito por arriba. La dejamos reposar un poco hasta que estén templadas y ¡es hora de comérnoslas!

No dejes de visitar nuestra web ArenaldeSevilla.com para echar un vistazo a nuestra colección de artículos sobre la cultura e historia de nuestro país. Así como los maravillosos delantales que puedes utilizar cada vez que entres en la cocina para cocinar las recetas de siempre.

¡Y si te ha gustado no olvides dar Like a la izquierda de esta publicación!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Idiomas »

Pin It on Pinterest

Share This