La Legión y el Cristo de Mena

Mañana Jueves Santo, se da uno de los mayores eventos de la Semana Santa española, la Congregación de Mena, cuyo nombre completo es Pontificia y Real Congregación del Santísimo Cristo de la Buena Muerte y Animas y Nuestra Señora de la Soledad de Mena, llamada así por la fusión de estas dos en el verano de 1915, es una hermandad malagueña del barrio de El Perchel, de la cual detrás de ella se esconde una grandísima devoción y una historia única muy ligada a la Legión Española. Tanto es así que esta relación comenzó solo 8 años después de la creación de La Legión como fuerza militar española, por lo que casi desde el principio han estado unidas, cuando esta entonces se conocía como Tercio de Extranjeros. Y es que la historia de La Legión siempre ha estado ligada con Málaga, ya que “El Novio de la Muerte” (cuplé compuesto por Juan Costa con letra de Fidel Prado) se estreno en el teatro malagueño Vital Aza en julio de 1921 e incorporándolo al repertorio legionario poco después por Millán-Astray, el fundador de esta unidad.

cristo mena
Legionarios escoltando al Cristo de Mena

Hay que remontarse a 1928 para entender esta relación, ya que La Legión declaro al Santísimo Cristo de la Buena Muerte y Animas como su protector, además de realizarle solo un año antes la primera guardia de la que hay constancia, y es que los legionarios heridos durante las campañas en Marruecos se quedaban en Málaga para recuperarse, lo que fue el origen de esta relación que hoy en día es una de las mayores tradiciones de la Semana Santa española.  Solo tres años después, en 1930, es cuando la Legión sale el Jueves Santo de manera mas asidua y oficial durante este Semana, ya que fue un 17 de Abril de ese año cuando llego la Unidad Legionaria al puerto de Málaga con el coronel Juan Jose de Liniers y Muguiro al frente, para dirigirse al cuartel de Capuchinos ante el calor de toda la ciudad malagueña que se había volcado a la calle a recibirlos, después de recibir la invitación del Hermano Mayor, e incluso regalarle al carnero Bartolo un collar de lujo. Pero solo un año más tarde en 1931, con la llegada de la II República se acabarían los desfiles procesionales e incluso el odio a la España más tradicional y católica llego a Málaga, donde el Cristo de la Buena Muerte fue quemado.

Aun así, a partir de 1942, con la nueva imagen del Cristo, es cuando de forma anual se da la participación de la Legión en los actos del Cristo de Mena.

La vinculación entre la Congregación y La Legión es mayor aún a partir de los años 60, cuando se convierte en tradición que cada Tercio tenga en su acuartelamiento una imagen del Santísimo Cristo, el que es su protector. Tanto es así que muchos españoles todavía tienen la imagen de cuando la Agrupación Táctica de Canarias llego al puerto procedente de Bosnia y los esperaba en el puerto el Rey Juan Carlos I y la imagen del Cristo de la Buena Muerte el cual habían trasladado hasta allí de manera excepcional para recibirlos por la gran labor humanitaria que hicieron.

Los 13 legionarios elegidos
Legionarios haciendo el traslado del Cristo de Mena. Foto de Alejandro Pastor

Aunque esta tradición tenga mas de 90 años, no fue hasta el año 2000 cuando se hace oficial de manera escrita por las autoridades que el Santísimo Cristo de la Buena Muerte es oficialmente su protector, aunque bien es cierto que muchos malagueños incluso lo conozcan como “El cristo de Los Legionarios”, y es que el fervor que estos demuestran cada año es único. Es por ello que reúne a miles de fieles a ver como en la explanada Fray Alonso de Santo Tomas, sale el cristo a hombros de los legionarios mientras entonan el famoso Novio de la Muerte para auparlo hasta su trono y ya por la noche acompañarlo por las calles de Málaga los Jueves Santos, aunque desde el Domingo de Ramos varias escuadras se turnan para hacer guardia del Cristo. Este acto es totalmente voluntario y son numerosos los que se presentan para formar la guardia de honores, pero solo eligen a los mejores según su comportamiento y desempeño profesional, y muchos de ellos, aunque no sean católicos no dudan en participar en la procesión por la gran devoción que tienen hacia el Cristo, por encima de religiones o costumbres nacionales, un legionario siempre tiene presente que él es su protector.

Los legionarios llegan a la capital malagueña a temprana hora de la mañana, donde desde que atraca el buque de La Armada que les trae hasta aquí se forma una gran expectación por parte de todos los ciudadanos, los cuales desembarcan en la ciudad entonando el “El novio de la muerte” y posteriormente recorrer las calles del centro malagueño hasta llegar a la sede de la cofradía a un ritmo de 160 pasos por minutos. Una vez allí 13 afortunados legionarios aúpan los más de 140 kilos que pesa la figura hasta el trono con el sonido de los tambores de fondo y las lagrimas de muchos devotos de este acto.

Sin duda este es un acto que marca todos los años una tradición cristiana como es la Semana Santa, donde se exterioriza toda la pasión por el Cristo, y que es necesario vivirlo en directo para poder sentir la verdadera devoción que sienten los legionarios, y es que pocas sensaciones hay como la de escuchar el murmullo de las cornetas y tambores mientras legionarios escoltan a paso firme al Cristo, mezclando la solemnidad con la pasión, ya que mientras los legionarios entonan parte de su cancionero, donde sin ninguna duda destaca año tras año, “El novio de la muerte” y el Himno de la Legión, son miles de personas las que allí están presenciando este acto y gritan orgullosos; ¡Viva La Legión!.

La Legión en su llegada al puerto de Málaga. Foto: Carmen Ocaña
La Legión en su llegada al puerto de Málaga. Foto: Carmen Ocaña

 

Como resumen de esta devoción hemos decidido recordar las palabras de Ricardo Fernández de la Torre sobre “La Legión y el Cristo de la Buena Muerte”:

“Pasa la Legión, majestuosa, sublime, encarnación de la virilidad nimbada por el sacrificio (…) Altivos, gallardos, precedidos del Banderín del Cristo de Lepanto cruzan la ciudad escoltando a su Patrón (…) Toques de clarines que suenan a combate, en un ambiente de paz ficticia. Hercúleos gastadores. Les sigue ‘Bartolo’, el carnero mascota con sus cuernos y pezuñas lustradas de purpurina (…) ¡Hermandad de Mena! Legión mil veces victoriosa que en el ayer de África y en el hoy de nuestra cruzada evidencias que no en balde eras la de Millán-Astray, Franco (…) Legión de héroes anónimos que años más tarde cruzabais el estrecho para salvar una Patria y una Civilización” (Sur, 17-4-1938).

Desde Arenal de Sevilla queremos demostrar con este pequeño resumen de la unión entre la Congregación de Mena y La Legión española nuestro mayor respeto y admiración por la dedicación de ambos en sus proyectos, y así también reconocer la labor de estos que no solo queda aquí, sino que además visitan juntos el Hospital Materno Infantil de Málaga por segundo año consecutivo para animar a los allí ingresados e invitar al personal del Hospital y a los niños al traslado del Cristo. Un gesto más por el que hay que estar orgullosos de esta fuerza militar dedicada 100% a la bandera nacional. También cabe destacar que la Congregación de Mena tiene otra gran vinculación castrense con la Armada Española a través de Nuestra Señora de la Soledad, es por ello que no hay mejor forma de ir vestido a este gran acto que con una de nuestras corbatas o camisas 100% nacionales para lucir este día con orgullo la bandera española.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Idiomas »

Pin It on Pinterest

Share This