La División Azul

La historia de la División Azul

En 1941, cuando el ejército alemán invadió la Unión Soviética, un grupo de jóvenes españoles que pertenecían a la Falange Española (FE-JONS), se presentó para formar un grupo de voluntarios para combatir al lado del ejército alemán contra el comunismo soviético de la época, liderado por los bolcheviques. Estos españoles eran conscientes de la deuda que tenía España con Alemania, y para no participar de lleno en la Segunda Guerra Mundial recién salidos de la Guerra Civil, Franco y el ministro Serrano Suñer decidieron ayudar a Alemania a través de la creación de este grupo.

Su nombre original era División Española de Voluntarios, pero el secretario general de la Falange Española, Luis de Arrese, los bautizó como División Azul, debido al color tan característico que tenia el uniforme de los falangistas. Este grupo estaba formado por unos 47.000 voluntarios, de los que 5.000 murieron en Rusia, 8.000 resultaron heridos y casi 400 quedaron presos en país ruso en pésimas condiciones hasta el año 1953 con la muerte de Stalin. De estos voluntarios más de un 75% eran militares profesionales, y la mayoría prefirieron tener un rango menor al suyo actual con tal de ayudar a la División Azul.

Despedida a la División Azul en Madrid
Despedida a la División Azul en Madrid

La División Azul no podía usar el uniforme oficial español, por lo que se les proporcionó un uniforme nuevo, compuesto por un pantalón similar al de la Legión Española color caqui y una camisa azul con el emblema de la Falange coronada con una boina roja similar a la de los carlistas. Aunque esto solo era hasta que llegaban a territorio alemán, donde ya allí, se les suministro el uniforme del ejercito alemán, aunque se les permitió lucir la bandera española y la palabra ESPAÑA en la manga de la camisa y en el casco.

Franco eligió al general Muñoz Grandes, el cual fue secretario de la Falange en 1939, para que estuviera al mando de la División Azul como general. Muñoz tenía una sobrada experiencia al haber comandado poco antes un cuerpo durante la Guerra Civil.

Tras una breve instrucción en tierras españolas, los voluntarios partían el 14 de Julio hacia el centro de instrucción de Grafenwöhr (Alemania), donde pasarían a convertirse en la 250 División de Infantería de la Wehrmacht, el cual estaría compuesta por tres regimientos de infantería al mando de los coroneles Vierna, Piementel y Esparza.

Tras la instrucción en tierra alemanas, el 20 de agosto partieron hacia territorio ruso, recorriendo a pie más de 1000 km, desde Polonia hasta Rusia, concretamente desde Suwalki hasta Vitebsk, donde Ritter Von Leeb intentaba tomar la ciudad de Leningrado y necesitaba de más apoyo para lograr hacerlo.

División Azul en Alemania durante las instrucciones
División Azul en Alemania durante las instrucciones

El 12 de diciembre de 1942, Muñoz fue sustituido por Esteban Infantes, pero aún así Muñoz logró ser condecorado con la cruz de caballero por los alemanes. En estos momentos la guerra estaba en pleno cambio, ya que el ejército alemán había perdido Stalingrado y los soviéticos iban directos a liberar también Leningrado. Los soviéticos atacaron la línea de frente cubierta por la División Azul el 10 de febrero de 1943, donde estos voluntarios se cubrieron de valentía y gloria, y pese a la amplísima superioridad numérica y material de los soviéticos, se quedaron y resistieron en su puesto, muriendo así gran parte de ellos. Pero esta resistencia hizo que los soviéticos solo ganaran un pequeño terreno y causaron 11.000 bajas.

La División Azul tuvo una actuación brillante en el norte de Rusia defendiendo ciudades y aldeas de manera casi heroica para muchos, tanto es así que algunos hasta fueron condecorados con la Cruz de Hierro, un distintivo alemán para actos de valentía militar.

Visto el mal momento que vivía el ejército alemán en la guerra y la cantidad de muertes hicieron que Francisco Franco repatriara a los supervivientes de la División Azul a partir del 15 de octubre de 1943, para sustituirlos por una Legión de Voluntarios que estuvo muy poco tiempo en territorio ruso.

Aún así muchos españoles decidieron no volver a España y seguir siendo leales al ejercito alemán, para acabar lo que habían empezando, un acto de valentía una vez más de estos voluntarios. Los que decidieron quedarse con los alemanes pasaron a formar parte de las SS al mando de Ezquerra, y muchos de ellos participaron años más tarde en 1945 en el hundimiento nazi con la defensa de Berlín.

Miembros de la División Azul cerca de Leningrado
Miembros de la División Azul cerca de Leningrado

En 1954, un barco griego llamado Semiramis repatrió a los supervivientes de los campos de prisioneros rusos de Siberia, 219 voluntarios de la División Azul, 7 de la Legión, 21 de las SS y un aviador. Un final no merecido para voluntarios que se fueron siendo héroes, y de los que nadie recordaría nunca a pesar de luchar por sus ideales.

El final de la División Azul fue el final de la influencia de la Falange en la política, acabándose así la etapa falangista por una nueva etapa nacional-católica llamada así por Franco.

Hoy día para el gobierno alemán sigue presente este bando de voluntarios, ya que desde 1962, existe un acuerdo firmado entonces con la República Federal Alemana, para que los alemanes pagaran pensiones a los españoles heridos como compensación del dinero que pagaba España a las viudas de los alemanes muertos en la Guerra Civil. Por lo que actualmente (fecha de mayo de 2018) el gobierno alemán destina 107.352€ anuales divididos entre 41 voluntarios heridos, 8 viudas y 1 huérfano.

Desde Arenal de Sevilla somos amantes de la militaría y la historia de España, por eso hemos contado esta historia para que todos los españoles puedan saber un poco más de nuestro país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Idiomas »

Pin It on Pinterest

Share This