La Batalla de Cartagena de Indias

La Batalla de Cartagena de Indias

La historia de España está repleta de acontecimientos épicos, héroes valerosos y batallas trepidantes que parecían perdidas hasta el último momento. Tal vez uno de los episodios más famosos de nuestra historia belicosa se trata de la batalla de Cartagena de Indias, donde las tropas españolas con una inmensa desventaja vencieron a los ingleses en la que sería la mayor derrota de la Royal Navy en su historia.

Sucedió entre el 13 de marzo y el 20 de mayo de 1741 en Cartagena de Indias (actual Colombia), en plena Guerra del Asiento (1739-1748), marcando el desenlace de este conflicto entre España y Gran Bretaña. Si quieres enterarte de como Blas de Lezo salió victorioso de esta batalla, te lo contamos esta semana en el Blog de Arenal de Sevilla.

Antecedentes

Golfo de México
Golfo de México

En este momento los británicos tenían una prioridad clara: contar con zonas terrestres en la zona del Golfo de México y por el Mar Caribe, donde ya contaban con algunas islas. Su intención era convertir el mar entero en británico. Los militares ingleses llevaban una temporada atacando puertos y ciudades con poca protección, pero las pocas veces que lo consiguieron fueron recuperados rápidamente por los españoles.

Sin embargo, los ingleses querían conquistar todos los territorios españoles del Caribe, y para volver a intentarlo utilizaron como pretexto un incidente de 1738. Frente a las costas de Florida, un guardacostas español capitaneado por Juan de León Fandiño apresó a un capitán contrabandista británico llamado Robert Jenkins, al que como castigo cortaron una oreja. Desde entonces, el pueblo inglés empezó a hablar de una “Guerra Española”, a la que comúnmente llamaban “Guerra de la Oreja de Jenkins”.

Comienza la Guerra

Edward Vernon
Edward Vernon

En 1739, el almirante inglés Edward Vernon empleó 6 buques para atacar la plaza de Portobelo, en el istmo de Panamá. Esta estaba defendida por tan solo 700 hombres, así que la victoria de Vernon era inevitable. Al mismo tiempo, el comodoro Anson llevaba a cabo una maniobra de distracción en la zona del Pacífico Sur, con la intención de apoyar un ataque militar en el istmo de Panamá que serviría para cortar las comunicaciones entre el Virreinato de Nueva Granada y el de Nueva España. De este modo pretendían convertir Nueva Granada en territorio británico.

Vernon, con la intención de dar un nuevo golpe, reunió una flota de 186 buques con unos 27.600 hombres, armados con 2.000 cañones, y salió desde Port Royal (Jamaica). A principios de marzo de 1741 llegó a un lugar cercano a la costa de Cartagena de Indias, la ciudad más importante del Caribe puesto que allí llegaban todas las mercancías del comercio entre España y las Indias.

Cartagena de Indias estaba gobernada por el Virrey Sebastián de Eslava, y en lo militar estaba dirigida por Blas de Lezo y Olavarrieta, experto navegante que ya había luchado contra los ingleses en otras ocasiones. Sin embargo, este solo contaba con aproximadamente 3600 hombres y 6 buques. La historia de Blas de Lezo es muy interesante, así que para él hemos dedicado otra publicación en nuestro blog que puedes ver haciendo click aquí.

El Sitio de Cartagena de Indias

Blas de Lezo
Blas de Lezo, héroe de guerra español

El 13 de marzo de 1741 avistaron a lo lejos la flota británica, alarmando a los españoles al ver la magnitud de lo que se les venía encima. Vernon se dispuso a bombardear durante 16 días el fuerte de San Fernando de Bocachica, defendido por Carlos Desnaux con tan solo 500 hombres. Estos tuvieron que replegarse ante la superioridad ofensiva, así que solo quedaba la Fortaleza de Bocagrande, que custodiaba la entrada en la bahía. Los españoles, en contra de la opinión de Blas de Lezo, destruyeron dos barcos en el estrecho del canal para evitar la navegación en el canal, pero Lezo tenía razón: no sirvió para nada.

Finalmente Vernon consigue entrar triunfante en la bahía, por lo que el resto de los españoles se atrincheraron en el castillo de San Felipe de Barajas. Vernon se veía tan superior que rápidamente envió un correo a Gran Bretaña diciendo que ya habían vencido. Acto seguido ordenó cañonear la fortaleza para reducir sus defensas, y decidió atacar el castillo por la retaguardia. La única manera de hacer esto era atravesando la selva, lo que supuso un infierno para los ingleses que contrajeron la malaria, perdiendo a cientos de hombres.

Plano de Cartagena de Indias
Plano de Cartagena de Indias

Una vez frente a la fortaleza, Vernon ordenó atacar con infantería. De Lezo puso en la entrada, que era una estrecha rampa, una defensa de 300 hombres armados tan solo con armas blancas que consiguieron causar 1500 bajas a los ingleses impidiéndoles la entrada. Entre esto y las bajas por la malaria, la moral de los británicos comenzaba a caer. Vernon estaba muy nervioso, no esperaba aquellas defensas, y temía quedar en ridículo ante su tierra al haber enviado con tanta antelación la noticia de su supuesta victoria. Empezó a discutir con sus generales hasta que decidieron construir escalas para sorprender a los españoles en la noche del 19 de abril.

El ataque a Cartagena de Indias
El ataque a Cartagena de Indias

Los ingleses estructuraron su ataque de la siguiente manera: tres columnas de granaderos con varias compañías de casacas rojas, llevando en vanguardia a los esclavos que traían de Jamaica armados con machetes. Se movían con lentitud, ya que la artillería pesaba considerablemente, y además recibían fuego continuo desde las trincheras y desde lo alto de la fortaleza. Cuando lograron alcanzar la fortaleza, se encontraron con una sorpresa: Blas de Lezo había previsto el ataque con las escalas, por lo que había ordenado cavar un foso alrededor de toda la fortaleza. Esto impedía que las escalas llegasen a las murallas, y los soldados británicos se veían obligados a detenerse sin saber qué hacer. Los españoles seguirían disparando, lo que supuso una auténtica masacre entre las filas enemigas. 

Al día siguiente, 20 de abril, la ristra de cadáveres del campo de batalla ponía de manifiesto la absoluta derrota inglesa. Los pocos supervivientes, al ver cómo los españoles se abalanzaban sobre ellos con bayonetas, huyeron hacia sus barcos mientras muchos de ellos seguían cayendo.

Vernón, que no aceptaba la derrota, ordenó bombardear Cartagena de Indias durante 30 días más. Sin embargo las enfermedades y la falta de provisiones hicieron imposible seguir con este ataque, por lo que el 20 de mayo de 1741 el Alto Mando británico ordenó su completa retirada, tuviendo que incendiar 5 de los navíos que les quedaban por falta de tripulación.

Una victoria decisiva

Moneda acuñada por los británicos por la "victoria" de Vernon sobre Lezo
Moneda acuñada por los británicos por la “victoria” de Vernon sobre Lezo

Se cuentan entre 8.000 y 10.000 las bajas del ejército inglés, además de unos 7.500 heridos que morirían en su mayoría en la vuelta hacia Jamaica. Junto a esta inmensa derrota se sumaron varias más, ya que los británicos trataron de tomar La Habana, Guantánamo, San Agustín, La Guaira y Puerto Cabello. No consiguieron ninguna de ellas. Esto supuso la consolidación del dominio de España sobre América del Sur durante al menos 70 años más, y estos territorios fueron magistralmente empleados por el teniente coronel español Bernardo de Gálvez durante la Guerra de la Independencia estadounidense, ayudando a las colonias británicas en Norteamérica a independizarse de manera definitiva.

Medalla de la victoria de Lezo
Medalla de la victoria de Lezo

Esta es la historia de una de las mayores hazañas de las tropas españolas, y es que gracias a Blas de Lezo hoy en Sudamérica se habla español, y no inglés. Algo muy curioso es que los ingleses, al recibir la temprana carta de Vernon donde afirmaba su victoria sobre los españoles, comenzaron a festejar la “hazaña” británica e incluso acuñaron varios tipos de moneda donde se reflejaba la batalla, con la intención de hacerlas circular por territorio español para su vergüenza. Parece que esto finalmente no pudo ser. De hecho, más adelante se acuñaron numerosas monedas y medallas con la leyenda “El orgullo inglés humillado por Blas de Lezo”.

Si te ha gustado esta apasionante historia, te animamos a comentarnos tu impresión más abajo. No olvides compartir nuestro blog y dar LIKE, y visita nuestra web www.arenaldesevilla.com para ver nuestro extenso catálogo de artículos sobre la historia de España y nuestra bandera. ¡Hasta la semana que viene!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Idiomas »

Pin It on Pinterest

Share This