Águilas Heráldicas

Águilas Heráldicas

La heráldica es la ciencia que estudia el blasón, es decir, el arte de explicar los escudos de armas de un linaje, ciudad o persona. Forma parte de la historia desde la edad media, cuando se aceptó como ciencia y elemento del derecho medieval. Desde su expansión y unificación por Europa, la heráldica se ha empleado para el diseño de escudos de armas (e incluso los logotipos de hoy día) incorporando numerosos elementos visuales.

Esta semana, en el Blog de Arenal de Sevilla queremos hablar de una figura fundamental de la heráldica, tanto en nuestro país como en todo el mundo: el águila. Esta aparece en los escudos desde las cruzadas, y proviene del águila romana: por eso simboliza el imperio. Aunque el león se utiliza como símbolo de poder, el águila significa supremacía puesto que puede reinar las mismas zonas que el león, mientras que este no tiene ningún poder en el aire. ¿Te interesa aprender el significado y las diferencias del Águila Heráldica? Quédate con nosotros y sigue leyendo.

El águila en la Heráldica

Águila heráldica básica
Águila heráldica básica

Por norma general el águila se representa de frente. Tiene las patas y la cola apartadas y las alas abiertas. Su cabeza se posiciona mirando hacia su derecha, como cualquier figura heráldica. Las patas aparecen sin plumas a diferencia de como realmente son, aunque en el Primer y Segundo Imperio Francés sí se representa el águila con patas emplumadas.

También es común encontrar miembros sueltos del águila en los blasones, como son las cabezas, alas o patas. A su vez, las alas pueden aparecer dobles (vuelo) o individualmente (semivuelo).

El águila heráldica más natural (es decir, la más similar a la original empleada por el Imperio Romano) fue la empleada por Napoleón, aunque tan solo formaba parte de los adornos de su escudo. Sin embargo, a lo largo de la historia encontramos numerosas variantes del águila heráldica con diferentes significados. Aún así esta no es una de las figuras que más variantes tienen, ya que no tuvo la misma difusión que la imagen del león.

Águila Bicéfala

Águila del Imperio Bizantino
Águila del Imperio Bizantino

Como su nombre indica, esta figura aparece representada con dos cabezas. Nace de la unión de los dos Imperios Romanos: una cabeza mira al infinito pasado y otra hacia el infinito futuro, mostrando que el presente no es más que una fina linea de contacto entre ambas eternidades. Aparece inicialmente en la heráldica bizantina, representando una cabeza a Roma y la otra a Constantinopla, pues se veían a sí mismos como herederos del Imperio Romano.

Cuando Segismundo de Luxemburgo fue nombrado Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico en el año 1433, la influencia bizantino hizo que el águila bicéfala comenzase a figurar en los blasones y estandartes de los emperadores. Además comenzó a utilizarse como elemento exterior, y por tanto sirve de soporte al blasón. Algunos autores se refieren al águila bicéfala como exployada.

En el año 1229 apareció una tricéfala que no triunfó demasiado.

Aguilón

Blasón con un aguilón
Blasón con un aguilón

También llamado Alerión, se trata de un águila sin pico ni patas. Tienen las alas extendidas, ya que si las tuvieran recogidas se llamarían merletas. Suele aparecer representada en número.

Por otro lado, las aguiletas son de manera similar pero con pico y patas. Aparecen también en número y reducidas, aunque también se llama aguileta si aparece solo una pero no ocupa la parte principal del escudo.

Arpía y grifo

Escudo de Alfajarín con un grifo
Escudo de Alfajarín con un grifo

Si el águila es el emblema imperial, el león es el real. Al ser dos símbolos de inmenso poder, era de esperar que en algunos escudos se uniesen para crear una nueva figura: el grifo. Este se forma con parte de águila y partes de león.

La arpía, criatura mitológica entre una mujer y un ave, aparece representada normalmente con el pecho y la cabeza de un color diferente al resto del cuerpo, aunque no siempre es así. La arpía es frecuente en blasones de la Edad Media, a veces llamada “águila virgen”, y se representa de cara y con el vuelo extendido. Actualmente aparecen en algunos escudos germanos.

Águilas heráldicas en España: el Águila de San Juan

Escudo de los Reyes Católicos
Escudo de los Reyes Católicos

Como águilas heráldicas hay muchas, vamos a detenernos en una para analizarla: el Águila de San Juan. Se trata de un águila de sable (negro) y nimbada de oro (aureola de oro). Simboliza el poder y el respeto, apareciendo en nuestros escudos desde que Isabel la Católica la incorporó a su escudo personal como soporte. A lo largo de la historia, el Águila de San Juan aparece en diversos blasones importantes: Reyes Católicos, Carlos I, Catalina de Aragón, Felipe II… hasta que en el año 1700 cayó en desuso.

Francisco Franco lo volvió a rescatar, adoptándolo como parte del escudo de España y con el mismo sentido que le dieron los Reyes Católicos: la unidad de las dos Españas bajo su régimen. Tras su muerte el Águila de San Juan se mantuvo como emblema oficial de España hasta que en 1981 se adoptó el escudo actual.

Hasta aquí llega nuestro repaso por las diferentes águilas heráldicas de nuestra historia. ¿Qué te ha parecido? ¿Conoces otros escudos con águilas? Cuéntanos en los comentarios, y no olvides visitar nuestra web www.arenaldesevilla.com para ver la más extensa colección de artículos con la bandera de España y con el Águila de San Juan, o la bicéfala de los Tercios de Flandes.

Un comentario en “Águilas Heráldicas

  • el 15/07/2020 a las 11:17
    Permalink

    Pues magnifico articulo y sobretodo magnífica aportación para aquellos que no leen y solo vociferan de lo que le cuentan otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Idiomas »

Pin It on Pinterest

Share This